FFAA DE CHILE, DELINCUENTES DE GORRA Y ESTRELLAS

El año 1973 yo era soldado estudiante-conscripto del Regimiento de Infantería de Montaña nª3 Yungay con

 

asiento en San Felipe.

 

El 11 de septiembre de 1973, me dirigía a clases desde el pueblecito de Rinconada de Silva  a la escuela Industrial de san Felipe no obstante una patrulla Militar franqueó el paso al microbus que me transportaba y nos hicieron devolver a nuestras casas. Sin saber de que se trataba llego a mi casa donde  mi padre escuchaba las noticias en la radio, me indica que se estaba llevando a cabo la rebelión de las fuerzas armadas contra el estado de derecho de un régimen elegido democráticamente en las urnas.

En mi interior a pesar de mi corta edad y de mi inmadurez sabía que lo que pasaba era incorrecto y

 

no me presenté a mi unidad,

 

esperando que fuerzas militares leales a la constitución se alzaran contra los “golpistas”, de esta manera me presentaría ante esta hipotética unidad, sin embargo no sucedió ya que todas las fuerzas armadas estaban alineadas con el mismo propósito, derrocar al gobierno constitucional.

Cinco días después, (Sábado 15 /09/1973) me presento al ingreso del regimiento de mi unidad. Militares apostados me toman custodiado a punta del fusil de asalto SIG y me llevan a la guardia, me identifican y me indican; “ Te estabamos buscando para fusilarte por desertor y comunista”, se que hubieron garabatos pero no puedo recordarlo ya que el temor me bloqueó completamente los sentidos.

 

Me entregan mi ropa militar e inmediatamente me mandan castigado a limpiar las letrinas del regimiento, por alguna razón que desconozco en la ciudad no había agua, no obstante junto al regimiento se emplazaba la copa de agua potable de la ciudad, asumo que cortar el agua de la ciudad y los servicios básicos fue una estrategia militar para subyugar a la población.

Cuando llegué a las letrinas de los soldados...Como no había agua , después de 5 días y sus noches, la mierda estaba rebalsando las tazas de los baños y como ya los soldados no podían sentarse al baño, defecaban en el suelo , y la mierda estaba esparcida ...Me pasaron una pala y un balde para recoger las heces y tirarla a un tambor...Como soldado disciplinado, lo hice enérgicamente...Lo extraordinario es que este relato es que no sentí el olor y no me dio asco pese a que mis botas estaban cubierta por heces y mi uniforme militar estaba totalmente salpicado...

 

A los años ya más maduro, comprendí que siempre había tenido a mi lado ángeles guardianes y que yo había servido al Ejercito de mi Patria con honor y lealtad, y me protegieron de participar en los asesinatos que se llevaron a cabo por personal militar de este Regimiento.

https://www.memoriaviva.com/Centros/05Region/regimiento_de_infanteria_yungay.htm

 

 

A ese ejercito que serví, el que se supone profesional y disciplinado para defender y ayudar al más débil; como es la misión interna del Yungay “Enfrentar una situación de crisis y apoyar a la comunidad ante la ocurrencia de emergencias o catástrofes” o defender mi Patria contra agresiones externas hasta rendir la vida si fuese necesario.

 

Hoy día el Ejercito al que yo le saqué su mierda de las letrinas sirviendo a mi País, Es una letrina generalizada

 

llena de mierda instrumentalizada desde el alto mando hasta la prostitución de los clases por la corrupción de

 

las instituciones. Sin embargo el “MIERDAL” es peor que lo que sucede con los políticos ya que estos son

 

corruptos por antonomasia (es decir político es sinónimo de corrupto por naturaleza).

 

 

¿Que hace diferente la corrupción de un político a la corrupción de un militar?.

 

Primeramente los militares utilizan como símbolo de sus grados las estrellas, “de una estrella a cinco estrellas”, una estrella es un astro o cuerpo celeste que brilla con luz propia en el firmamento, también una estrella representa la iluminación de la creación magna de DIOS poniendo luz al cosmos infinito, la estrella es lo más alto (la mas cercana,alfa de centauro) , lo inalcanzable, lo sublime. Lo que está más allá de los límites humanos de vida, lo sagrado.

 

Estas LACRAS MILITARES CHILENAS, de uniformes pulcros, de círculos cerrados que restringe la oficialidad a hijos del pueblo, no son más que hijos de clase acomodada que aprendieron el oficio del robo y la rapiña de sus familiares de rancios apellidos. Pero son peores que su contra parte civil y esto es lo realmente grave:

 

Le han enseñado a los “verdaderos militares” que “Callar el pillaje o hacer la vista gorda” se llama “lealtad”.

 

NO señores MILITARES...Lealtad no es usar de letrina el honor del Ejército de Chile...Lealtad no es descuidar el deber militar. Cuando de confunde la “lealtad” con el “pillaje”, es cuando cualquier Ejército de mundo está en abierta desventaja estratégica... Frente a cualquier agresión externa e interna

 

Ustedes SEÑORES MILITARES DE ALTO RANGO, se suman a los delincuentes de cuello y corbata, ustedes son

 

delincuentes de GORRA Y ESTRELLAS.

 

El asesinato hace 14a ños del CABO MORALES fue planificado para ocultar los desfalcos de estos delincuentes de gorra y estrella.

 

Como ex militar del Ejercito Chileno, al momento de escribir este artículo declaro:

 

Yo soy más militar que cualquiera que esté o haya estado al servicio del Ejercito Chileno, porque soy el ROTO que no le teme a la muerte, porque soy el ROTO CHILENO, que además de defender la soberanía contra agresiones externas e internas, cree que servir al Ejercito para ayudar y defender al más débil es un “ALTISIMO HONOR”

Como ex soldado, me cuadro enérgicamente y ESCUPO la cara de militares vivos y militares muertos partiendo desde el ex comandante Pinochet que trasformo  las fuerzas armadas y en particular al Ejército Chileno en un Nido de Ratas ladronas.

 

Ustedes militares ratas ladronas de gorra y estrellas...No podrán cuadrarse frente al supremo Jéshua para indicarles que fueron hombres honorables, porque llegarán como seres rastreros...Al selecto Ejército de DIOS no llega la lacra.

 

No puedo echar al mismo saco a todos los militares, hay militares nobles que lucen con honor sus estrellas...Pero están prisioneros dentro de la maraña corrupta, no creo que sea fácil convivir con esta realidad, pero llegó el momento de soltar esas cadenas, busquen mecanismos para ventilar y sacar a luz las heces de la corrupción, tienen todas las herramientas para hacerlo inteligentemente, mi email y mi blog esta para esto...Limpiar al Ejército Chileno de fecas humanas es el único acto de lealtad que la Patria Espera de sus Hijos 

 

procristo